Cómo deshacerse de un espasmo muscular: este problema afecta a atletas y personas sedentarias por igual. Si alguna vez te han dejado de dormir por un dolor punzante en tu pierna que te deja sin aliento, sabes muy bien lo doloroso que puede ser un calambre muscular. Si nunca has experimentado un espasmo muscular, puedes considerarte afortunado. En este artículo, compartimos los cuatro métodos más probados para superar o prevenir los calambres musculares.

Artículo relacionado con la diversión: origen de la frase charley horse

¿Qué es un espasmo muscular?

Un espasmo muscular es una reacción involuntaria que hace que los nervios que controlan el músculo (generalmente el músculo de la pantorrilla) se incendien, lo que provoca que el músculo se congele y se bloquee en una posición contraída, puede ser muy doloroso y puede dejarte cojeando por unos días. Además de los músculos de la pantorrilla, los músculos de las plantas de los pies también pueden contraerse, lo que también puede ser doloroso. Los calambres pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo cuando los músculos ejercen en exceso. Por ejemplo, un baterista podría tener calambres en las manos después de tocar afuera en un evento de verano.

¿Qué causa los calambres musculares?

Hay un poco de debate en la comunidad científica sobre las causas de un espasmo muscular porque a menudo ocurren en personas sanas, a veces golpeando de noche sin razón aparente. Por ejemplo, los calambres musculares a menudo se producen en personas de mediana edad y mayores, pero también son comunes en atletas (corredores de larga distancia y ciclistas) y en aquellos que mantienen estilos de vida activos. Lo que se sabe es que ciertos grupos son más propensos que otros y que es probable que ciertos factores aumenten el riesgo.

Personas en riesgo de obtener un espasmo muscular:

Aquí hay una lista rápida de los grupos con mayor riesgo de calambres musculares:

  • Atletas
  • Personas que están deshidratadas o que ejercen músculos en climas cálidos
  • Personas con ciertas afecciones médicas que incluyen trastornos nerviosos, , cirrosis, una glándula tiroides poco activa (hipotiroidismo) y personas que toman ciertos medicamentos.
  • Mujeres que usan tacones altos.
  • Los ancianos
  • Mujeres embarazadas

Artículo relacionado: Riesgos significativos de niveles bajos de magnesio durante el embarazoArtículo relacionado con el tema del origen: origen de la frase caballo de charley

Los corredores y ciclistas de larga distancia, especialmente las personas que hacen ejercicio con regularidad a menudo experimentan calambres. Esto puede deberse únicamente al uso excesivo, pero también puede deberse a que estas personas tienen deficiencias o desequilibrios de electrolitos después de perder electrolitos críticos en el sudor.

La deshidratación es otro factor asociado con los espasmos musculares, que por supuesto afecta a los atletas. Otros riesgos incluyen inactividad, condiciones anatómicas como pies planos; Condiciones físicas como el embarazo; o el uso de ciertos medicamentos. Las mujeres que usan tacones altos pueden experimentar calambres musculares porque los zapatos de tacón alto colocan los pies y las piernas en una posición propensa a los calambres.

1. Cómo deshacerse de un espasmo muscular- manteniendo el equilibrio de electrolitos

Una deficiencia de minerales o un desequilibrio de electrolitos como el magnesio, el potasio, el calcio y el sodio también aumentan las probabilidades de tener un espasmo muscular.

Artículo relacionado: Los electrolitos naturales son esenciales para la vida, la salud y el rendimiento máximo

Los electrolitos son ciertos minerales que juegan un papel importante en la función muscular. Los niveles bajos de cualquiera de estos minerales pueden permitir que el músculo se contraiga, pero evitan que se relaje. Algunos investigadores creen que un desequilibrio mineral puede afectar negativamente el flujo de sangre a los músculos y que hay una deficiencia de algunos minerales. Por lo tanto, para deshacerse de un espasmo muscular o prevenir uno en el futuro, considere agregar electrolitos esenciales.

  • Potasio: la falta de potasio puede interferir con la capacidad de los músculos para usar glucógeno, un azúcar que es la principal fuente de energía de los músculos.
  • Sodio: este es un electrolito esencial; Sin embargo, la mayoría de las personas obtienen una gran cantidad en su dieta. El sodio solo debe ser una preocupación nutricional si su ingesta es baja o si suda mucho mientras trabaja o hace ejercicio. Si cualquiera de estos dos casos es el caso, entonces reemplazar el sodio es algo que debe considerar.
  • Magnesio: un mineral esencial involucrado en la función muscular que ayuda a los músculos a contraerse y relajarse.
  • Cloruro: un electrolito que ayuda a su cuerpo a regular el nivel de líquidos en su cuerpo. El papel del cloruro en el balance de líquidos lo hace especialmente importante porque la deshidratación puede ser un factor que contribuye a los calambres musculares.

Haga clic aquí para ver el complemento de electrolito Elete, que contiene los cuatro electrolitos mencionados anteriormente.

2. Suplemento con magnesio.

Hace unos años, investigadores en el Reino Unido encontraron que 300 mg de magnesio suplementario (como citrato de magnesio) reducían los calambres nocturnos o nocturnos en las personas que sufrían calambres crónicos en las piernas. Al igual que el magnesio, el potasio es un electrolito que se encuentra en los músculos. De hecho, cuando los músculos se contraen, liberan potasio en el tejido circundante.

Los electrolitos son ciertos minerales que juegan un papel importante en la función muscular. Los niveles bajos de cualquiera de estos minerales pueden permitir que el músculo se contraiga, pero evita que se relaje

Artículo relacionado: Deficiencia de magnesio: las necesidades de magnesio no se Save satisfacen en la mayoría de las personas

Como se mencionó anteriormente, las mujeres embarazadas a menudo experimentan calambres musculares, y no es de extrañar, dado que hay una gran necesidad de magnesio en las futuras madres, y el bajo contenido de magnesio es una de las teorías más importantes relacionadas con los calambres musculares.

3. Correcta deshidratación

Una tercera medida preventiva, especialmente si suda en climas cálidos, si hace ejercicio durante largos períodos de tiempo o si trabaja en condiciones de calor, es mantener una ingesta adecuada de líquidos. La deshidratación puede ser potencialmente mortal, pero ¿sabía que la deshidratación leve reduce el volumen de sangre, lo que, a su vez, puede reducir el suministro de oxígeno a sus músculos? Cuando el suministro de oxígeno se reduce a los músculos, pueden sufrir espasmos. Asegúrese de beber mucha agua durante el día entremezclado con electrolitos.

Pero no confíes en las bebidas deportivas para prevenir los calambres musculares. Muchas bebidas deportivas pueden contener tanto azúcar como ponche de frutas y, por lo general, solo proporcionan sodio y potasio.

Compre el complemento electrolito de Elete haciendo clic aquí.

4. Estirarse adecuadamente

Si se produce un calambre, intente estirar los músculos afectados. Para los calambres del músculo de la pantorrilla, por ejemplo, intente estirar el músculo de la pantorrilla tirando de los dedos de los pies hacia las rodillas con la pierna afectada extendida y recta. Segundo, relájese en un baño tibio o tome una ducha caliente (permitiendo que el agua golpee el área afectada) para ayudar a relajar el músculo. Tercero, masajee suavemente el área afectada, teniendo cuidado de no aplicar demasiada presión. También puede aplicar una bolsa de hielo en el músculo adolorido para reducir el dolor y la hinchazón. Si el área afectada aún duele, trátela como si se tratara de un músculo lesionado, lo que significa descansar la pierna afectada y evitar cualquier tensión muscular adicional.

Finalmente, si tiene calambres crónicos o severos en las piernas, comuníquese con su médico. Puede ser el signo de una afección más grave, por lo que es importante consultar con su médico primero.

Fuentes:

  1. Leg Cramps at Night. Electronic version available online at http://www.digitalnaturopath.com/cond/C466089.html
  2. Prevention Magazine. The Complete Book of Vitamins and Minerals, Rodale Press: New York, 1998, pp: 319-325.
  3. Roffe C, Sills S, Crome P, Jones P. Randomised, cross-over, placebo controlled trial of magnesium citrate in the treatment of persistent leg cramps. Med Sci Monit. 2002 8(5): CR326-30